Berlín, un paso adelante

Octubre de 2011

Berlin-VIBerlin-VPocas ciudades existen en el mundo que hayan sufrido tanto durante el pasado siglo XX y menos todavía hay que hayan sabido resurgir de esos trágicos episodios y reescribir su historia. En estos momentos Berlín se define como una ciudad moderna y, sobre todo, acogedora, que mira hacia delante, aunque todavía existen multitud de huellas del triste pasado que sufrió, no solo durante la Segunda Guerra Mundial, en la que la ciudad se vio reducida a escombros y cenizas, posteriormente se vio fraccionada en dos durante la guerra fría. El Muro fue durante 28 años el símbolo de la separación entre dos mundos, dos ideologías y en Berlín fue más allá, dividió a familias, amigos, una etapa oscura.

Y sin embargo, en vez de olvidar, Berlín se ha ocupado durante muchos años en documentar y narrar su historia. Sin duda uno de los grandes atractivos de la capital alemana son sus museos y su carácter didáctico, en especial los dedicados a estos dos acontecimientos mencionados. La lista es larga. Cerca de la Potsdamer Platz nos encontramos con el museo de “La Topografía del Terror”, el nombre es contundente y su contenido aún más, este museo está ubicado en el antiguo emplazamiento del cuartel general de las SS, el cuerpo de élite nazi, y nos cuenta su fanática historia y la de su jefe, Heinrich Himmler, una de las cabezas pensantes del nazismo. Como era de esperar el museo muestra las atrocidades cometidas por los miembros de las SS así como su origen y caída.

Berlin-IIISin ser un museo pero siguiendo con la Segunda Guerra Mundial resulta interesante visitar la iglesia del Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche que se ha mantenido durante todos estos años según quedó, destruida tras los bombardeos aliados durante la última etapa de la Segunda Guerra Mundial. Otro impresionante monumento que recuerda a las víctimas del nazismo puede pasearse junto al Reichstag y la Puerta de Brandemburgo, hablamos del Monumento al Holocausto.

Berlin-VIIICentrándonos ahora en la guerra fría, los recuerdos y museos que aún se conservan son numerosos, de hecho es identificable cada uno de los que fueron los dos lados durante casi tres décadas, la estructura de las calles y los edificios contrastan sobre todo en los límites fronterizos que se encontraban junto al Muro. El Museo de la DDR fue uno de nuestros favoritos, se encuentra junto al río y a la sombra de la Catedral de Berlín y, de un modo muy pedagógico enseña multitud de objetos y fotografías que muestran cómo era la vida en el lado “comunista” de la ciudad, una maravilla y gran recuerdo histórico.

Berlin-IVPor supuesto, El Muro, destruido por los ciudadanos en 1989 pero que aún conserva muchos bloques repartidos por la ciudad. El más grande de ellos es el sector que ahora conforma el Museo del East Side Gallery, se ideó que en cada bloque de esta sección del Muro de casi un kilómetro y medio artistas de todo el mundo plasmaran sus pinturas, simbolizando sobre todo el recuerdo de la guerra fría y del propio Muro.

Berlin-VIIOtro de los símbolos, el famoso automóvil Trabi, orgullo de la DDR, se ha convertido ahora en una atracción turística, pudiéndose alquilar para dar una vuelta por la ciudad.

Tampoco hay que olvidarse del Check Point Charlie, uno de los antiguos puestos de control que servían de frontera dentro de la ciudad, ahora decorado y con actores que representan los dos bandos, es uno de los sitios más frecuentados por los turistas.

BerlinPero no solo visitamos museos de este tipo, durante los días que pasamos en Berlín estuvimos en el Museo del Cine Alemán, junto a Postdamer Platz, imprescindible para los que gusten del cine, la sala dedicada a Marlene Dietrich es una maravilla. Otro interesante museo es el del fotógrafo Helmut Newton que alberga una gran cantidad de sus fotografías distribuidas en las dos plantas del edificio.

Y si se quiere uno meter en el mundo de la arqueología y la pintura no podrá dejar de ir a la Isla de los Museos, donde el Museo de Pérgamo es uno de los mejores del mundo en cuanto a restos de la historia antigua se refiere.

Berlin-IIDesde luego las visitas en Berlín requieren mucho mucho tiempo pero, al margen de las atracciones, me resultó muy interesante los aires de “libertad” y el buen ambiente que se respira en la ciudad, multitud de centros ocupados respetados por el gobierno y una noche que merece la pena ser vivida, bares con conciertos, discotecas y un largo etcétera, se me saltan las lágrimas al recordar que está permitido fumar en algunos de ellos.

Berlín

Una ciudad prácticamente reconstruida desde cero tras su completa destrucción en la Segunda Guerra Mundial. En esta galería hay imágenes de la plaza de Gendarmenmarkt, Alexander Platz con su imponente torre de comunicaciones, la Berliner Dom, la Isla de los museos y muchísimas más.

El Muro (Die Mauer)

El Muro es uno de los símbolos de la poca razón humana, sirvió de frontera física y moral en Berlín, partiendo en dos a la ciudad y a las personas. Mucha gente murió intentando saltar “al otro lado”. Hasta su caída permaneció en pie como símbolo de la guerra fría durante 28 grises años para sus habitantes. Esta galería muestra un gran sector que aún permanece en pie, convertido en museo al aire libre.