Los Altos del Golán

Octubre de 2005

*Nota: Con este artículo he intentado ceñirme a datos históricos, no obstante, la historia no siempre dice la verdad, por lo que existirán distintas interpretaciones sobre la situación en los Altos del Golán, distintas a las citadas aquí.

Altos-del-Golan

Tras el establecimiento del estado de Israel, en 1948, numerosos israelíes fundaron Kibbutz o cooperativas agrícolas en esta región, muy cerca de la frontera siria. Los sirios bombardearon los asentamientos desde los puestos fortificados del Golán. La importancia estratégica de la región (que controla una gran zona, incluida Damasco) fue uno de los factores que provocó la guerra de los Seis Días de 1967. Durante los dos últimos días de esta guerra, las fuerzas armadas israelíes atacaron los Altos del Golán. Gran parte del ejército sirio y la población civil huyó, y el área quedó inmediatamente bajo control israelí. Durante los siguientes años numerosos asentamientos israelíes se han establecido en las tierras que anteriormente eran sirias.

Los habitantes de la región, unos 150.000, se vieron obligados a huir en el momento de la ocupación. En la actualidad viven 30.000 personas, según el gobierno sirio. Estas personas no olvidan su origen, recordándolo en celebraciones como el 17 de abril, día de la Independencia Nacional siria, oponiéndose a las intenciones de Israel de otorgarles la ciudadanía israelí.

Los israelíes reivindican los 1860 Km2 de tierra que ocupa el Golán en base a razones históricas, aunque no ocultan otras razones más poderosas. Al parecer, en el Golán hay más de 200 vestigios arqueológicos, anteriores en 3000 años al nacimiento de Cristo, ninguno de ellos indica huellas del pueblo Judío, que se empeña en indicar que esta región forma parte de la “Tierra Prometida”.

En octubre del 1973 los ejércitos sirio y egipcio atacaron a Israel en la llamada guerra del Yom Kipur, sin mucho éxito. El ejército israelí sufrió numerosas bajas en este ataque por sorpresa pero finalmente derrotó a las tropas árabes e invadió más territorios pertenecientes a Egipto y Siria, quedándose a 30 km de Damasco en su avance. Algunas zonas de los Altos del Golán se desmilitarizaron tras la firma de los acuerdos de retirada firmados tras el fin de la guerra. Según estos acuerdos, Quneytra, un antiguo lugar de asentamientos circasianos destruido durante las batallas de 1967, fue devuelto a Siria. Desde entonces, las fuerzas de las Naciones Unidas patrullan por la zona que separa a ambos ejércitos. En 1981 Israel se anexionó los Altos del Golán extendiendo su ley civil a toda la región. Siria se niega a reconocer la autoridad israelí sobre la región, al igual que la mayoría de los demás países.

Quneytra

La ciudad fue devastada por el ejército israelí en en 1967 y recuperada por los sirios en la Guerra del Yom Kipur del 1973. Fue durante la retirada cuando el ejército israelí devastó la ciudad, obligando a huir a sus 37.000 habitantes. Es la única zona del Golán que puede ser visitada por encontrarse bajo protección internacional.

El Agua y los recursos

Existen razones poderosas por las que Israel controla esta zona. En primer lugar el agua, un bien tan necesario en esta parte del planeta. Dos de los afluentes del río Jordán, junto con el lago Tiberiades o Mar de Galilea, suministran el 30% del abastecimiento de agua para Israel.

En segundo lugar, existen importantes razones de seguridad militar. La meseta del Golán es el área con más altitud de la zona. Desde los 2814 metros de altura del monte Hermón, Israel controla los alrededores de una de las áreas más conflictivas del mundo. Es una posición militar privilegiada que hace frontera con Líbano, Israel y Jordania. También desde la meseta que ocupa el Golán se puede tener un control visual del Valle de Huleh, una de las regiones agrícolas más ricas de Israel.

En tercer lugar, la región de los Altos del Golán posee una enorme biodiversidad que acoge multitud de climas diferentes, contando además con un suelo muy fértil para la agricultura.

Situación Actual

Existen algunas resoluciones por parte de las Naciones Unidas que obligan a Israel a devolver la región de los Altos del Golán a sus antiguos dueños. Israel hace caso omiso a estas resoluciones. Por otro lado, Siria tiene una postura claramente en contra de la política de E.E.U.U. Después de la ocupación de Irak, este país amenazó a Siria con invadirla si no dejaba de apoyar a los grupos terroristas. Todo se tranquilizó cuando Siria comenzó a ceder en las condiciones impuestas. En este contexto parece harto difícil que se solucione el problema en la región de los Altos del Golán y que se restablezcan las fronteras, tal y como eran antes de la guerra del 1967. Siempre hay que tener fe, aunque haya asuntos que parezcan quimeras.