Francia, dejando atrás España

Francia, dejando atrás España

Francia, dejando atrás España 14 de julio de 2005 Dejamos atrás España a través de Puigcerdà, en el pirineo leridano, después de pasar un angosto e interminable puerto de montaña. Nuestra primera parada en Francia fue en La Tour de Carol, donde al día siguiente venían unos amigos franceses que, aprovechando el puente del 14 de Julio (fiesta nacional en Francia), se disponían a patear parte del pirineo francés. Encontramos la estación a eso de la 1 de la mañana, nos dormimos enseguida, habíamos hecho muchos kilómetros. A las 8 de la mañana la puerta de la furgoneta se abrió y se aparecieron ante mí algunos franceses; obviamente, tuve que despertarme. Desayunamos en una inmensa casa, propiedad de los tíos de Florence, que nos deleitaron con un copioso desayuno a base de café y pan con mermeladas caseras. No participé mucho de la alegre conversación matutina, debido a mi “problema” con el idioma. Afortunadamente, la tía de Florence, haciendo uso de una envidiable psicología, captó mi aislamiento y empezó a hablar en un castellano perfecto, no obstante había vivido en Venezuela unos años. Tras el opíparo desayuno y las despedidas salimos dirección Bourges. Nada más salir, nuestra primera sorpresa: pasar un túnel de peaje que atravesaba la montaña nos costó la broma de diez euros por sólo cinco kilómetros. Ya estábamos prevenidos sobre los precios de los peajes franceses y éste en concreto nos lo corroboró dolorosamente, ¡¡estaba bien claro que había que moverse por carreteras nacionales!! A la altura de Toulouse hubo un drástico cambio de planes. Ojeando el mapa de Francia encontré Bergerac, el lugar del que...