Restos de la historia

Restos de la historia

Restos de la historia 2008 – 2009 Desde el comienzo mismo de la civilización numerosos y diversos pueblos se asentaron en la vasta región que ocupa hoy en día Turquía. Históricamente, debido a su posición geográfica de puente entre Oriente y Occidente siempre ha tenido (y tiene) la labor de unión entre esos dos bloques tan inmensos. Muchísimos pueblos o civilizaciones o bien se asentaron y medraron en la zona o bien tuvieron una fuerte presencia e influencia como pueblos de paso o invasores. En la región de Anatolia surgió la civilización Hititas, de la cual permanecen aún hoy algunos restos, incluyendo su capital, Hattusas. En el extremo oriente, cerca del Lago Van florecieron la cultura Urartu y la Frigia. En el mediterráneo el pueblo Licio, con su capital en Xantos, los Lidios y los Carios. Desde el siglo XVII A.C. Los acadios, los lelegianos, jonios, los dorios, griegos o micénicos también invadieron gran territorio de Oriente Medio, incluyendo Turquía. Después llegarían los persas y posteriormente el dominio helenístico de Alejandro Magno. Los romanos llegarían a Turquía, por supuesto, dejándonos gran parte de su legado escrito en las numerosas ruinas que existen en el país, así como las grandes obras arquitectónicas bajo el imperio bizantino. Por último, Selyucidas y otomanos reinarían en Turquía hasta la llegada de la república de Atatürk. Con todo este inmenso patrimonio humano no es exagerado afirmar que hoy, Turquía, posiblemente sea el país del planeta con un legado arqueológico más grande que existe. Durante el año 2008 y 2009 tuve la suerte de trabajar como guía turístico en este país y, durante estos viajes,...
Edirne

Edirne

Edirne, la toma de contacto 8 de septiembre de 2005 Cruzábamos finalmente la frontera el jueves 8 de septiembre a primera hora. Era la primera frontera en la que nos exigirían el pago de visados y tasas por el vehículo, aunque sabíamos que era poco dinero estábamos expectantes. Los trámites de salida de Grecia fueron muy rápidos. Para entrar en Turquía nos hicieron parar la furgoneta; yo me quedé junto a ella mientras Rafa entraba en un edificio detrás de un oficial, tuvo que enseñar los pasaportes varias veces y no eran muy amables en su trato, pero todo transcurrió sin incidentes. Al cabo de unos veinte minutos salía con nuestros pasaportes y los visados para tres meses de estancia con múltiples entradas (10 euros). Cuando le pregunté por lo que había costado legalizar el vehículo me dijo que no le habían pedido nada, verificaron la validez de la Carta Verde y ya está. Sabíamos de otras personas que sí habían tenido que pagar otros 9 ó 10 euros por el coche; tuvimos la suerte de que no nos tocara, o bien han cambiado los requisitos. A apenas diez kilómetros de la frontera se encuentra la ciudad de Edirne, fuera de los típicos circuitos turísticos por Turquía. Es la antigua Adrianopolis fundada por el emperador romano Adriano en el siglo II, los turcos la rebautizaron como Edirne y la hicieron capital del imperio durante casi cien años, antes de la conquista de Constantinopla. Paseando por sus calles, ya con un sabor muy diferente al de las ciudades griegas, se disfruta de las mezquitas y de las teterías. Nos fuimos...
Olympia

Olympia

Olympia, los juegos olímpicos 28 de agosto de 2005 El santuario de Olimpia se encuentra a pocos kilómetros del mar, ubicado entre olivos y cipreses, en una valle de la región de Élide. La entrada, que cuesta 9€, es bastante completa, e incluye tanto el santuario en sí, como los dos museos, el arqueológico y uno situado a la entrada del complejo dedicado a la historia de los distintos juegos. Si le dedicas tiempo y te lo tomas con calma puedes emplear tres o cuatro horas en visitar todo. Nosotros cometimos de nuevo el error de visitarlo a las horas intempestivas en las que más aprieta el calor y, aunque nos pusimos nuestros gorritos e íbamos bien provistos de agua, no evitamos que el sol nos acabara achicharrando. Muy cerca de la entrada principal, tras pasar el gimnasio donde se preparaban los atletas durante un mes, antes de comenzar los juegos, te encuentras con “El altar de Hera”, donde, aún en la actualidad, se enciende el fuego olímpico que, desde aquí, parte en su viaje hacia la sede elegida. Impresiona el estadio, al cual se accede a través de un pasillo abovedado en su comienzo. Teníamos que corrérnoslo, era el mejor homenaje que se podía hacer, así que, primero Jorge, despojándose de su camiseta y mostrando su regio torso, corrió la distancia honrosamente. Luego yo, despojándome también y mostrando, mi no tan regio torso, recorrí la distancia. Ambos tuvimos que soportar una pequeña bronca de una de las vigilantes del santuario, que nos increpó por habernos quitado la camiseta, nosotros entendimos que nos había abroncado por faltar el respeto,...
España, comienza el viaje

España, comienza el viaje

España, el comienzo del viaje 10 de julio de 2005 Aunque alguno aún no se lo creerá, partimos según lo previsto el día 10 de Julio de 2005, un domingo caluroso en Madrid, tras una noche de despedidas intensas con algún que otro exceso. El primer tramo fue corto, ya que habíamos quedado a comer en Medinaceli con mi familia. De nuevo despedidas y una suculenta comida en un moderno restaurante de dicha localidad. Por fin solos, y rumbo a lo desconocido, dejamos Medinaceli y nos dirigimos sin pausa, pero sin prisa, a Barcelona. La llegada fue un tanto infructuosa ya que, siendo domingo del mes de julio, nos esperaba un atasco a la entrada de la ciudad. Agotados por los primeros seiscientos cincuenta kilómetros, y las no menos despedidas del mes anterior, sólo nos quedaban fuerzas para una cena rápida y un pequeño paseo por las Ramblas. Por la mañana un desayuno en el puerto deportivo y un paseo por la Barceloneta nos sirvieron para recordar el encanto de la Ciudad Condal. Decidimos ir al grano y pusimos rumbo a Cap de Creus. Soñábamos con las calas del parque natural, al pie del faro, con sus aguas limpias, sus pulpos, sus morenas, y un etcétera de especímenes marinos. Atravesamos Cadaqués sin parar, y a la media hora nos zambullíamos en el mar ¡por fin! La primera vez nos sirvió para recordar esos fondos que descubrimos hace tres años, y para ver nuestro primer nudibranquio; la segunda zambullida nos permitió observar las reacciones del pulpo más grande con el que nos hemos topado en nuestras vidas (dentro del agua)....
Comienza el viaje

Comienza el viaje

          España Empezamos a rodar 10 de julio de 2005 República Checa La bohemia 22 de julio de 2005 Croacia, Dubrovnik Perla del adriático 4 de agosto de 2005 Francia Dejando atrás España 14 de julio de 2005 Eslovenia La primera ex-república 24 de julio de 2005 Bosnia Hercegovina El puente de Mostar 5 de agosto de 2005 Alemania Un país cordial 17 de julio de 2005 Italia Una vuelta en góndola 26 de julio de 2005 Serbia y Montenegro Duro paso por Kosovo 6 de agosto de 2005 Austria Del Tirol a Fígaro 21 de julio de 2005 Croacia Primera avería 27 de julio de 2005 Bulgaria El reencuentro 7 de agosto de 2005 Nuestro paso por Europa hasta llegar a Grecia se podría definir con dos palabras, rápido y costoso. En algo menos de un mes recorrimos 7739 kilómetros y pasamos por 14 países, algunos anecdóticos como Bélgica, donde conducimos 3 kilómetros. Fue una etapa tránquila salvo alguna excepción, como el puerto en Eslovenia de un 22 % por ciento de desnivel o nuestro duro trayecto en Kosovo, a cambio, grandes ciudades y paísajes, Heidelberg, el tirol austríaco, Praga, Venecia, Dubrovnik. Tampoco falto una visita a Elena en Blagoevgrad, donde vivimos unos años...