Dubai

Dubai

Dubai, la ciudad inventada 2 de diciembre de 2007 Dubai está de moda, de eso no hay ninguna duda, en todas las agencias del mundo se ofrecen viajes a una de las capitales mundiales del consumo. Mientras que Deira o Bur Dubai ofrecen sus gangas a las clases medias, los grandes centros comerciales y las tiendas de los grandes y lujosos hoteles comercian a otro nivel, joyas, diamantes, coches deportivos sacados de James Bond, productos al alcance de unos pocos, pero que en Dubai encuentran compradores a diario. El emirato de Dubai y la ciudad con el mismo nombre son prácticamente lo mismo, a cinco kilómetros al nordeste se encuentra el vecino emirato de Sarjah y unos cuantos kilómetros hacia el sudoeste el de Abu Dhabi, el mayor y el que ostenta el poder. En la práctica los gobernadores o emires poseen una gran libertad de acción y Dubai se ha posicionado en segundo lugar por méritos propios, ya era una potencia comercial en la zona antes de la creación de los EAU, en 1971, pero ahora es el líder indiscutible, el único emirato capaz de mantenerse a flote cuando el petróleo se acabe, razón por la cual han comenzado a imitarle sus vecinos. La parte más animada bordea el Creek, un entrante de agua que separa los barrios de Deira y Bur Dubai, el primero es más comercial, en él se esconden los zocos más interesantes y frecuentados del país, como el de las Especias y Perfumes y el del Oro, a pesar de su indudable aroma oriental la atmósfera no llega ni de lejos a semejarse a...
A mitad de camino

A mitad de camino

A mitad de camino 2 de diciembre de 2007 Ahora sí que estábamos de vuelta, aunque no lo parezca para nosotros estar en Dubai era como estar a la vuelta de la esquina. Tener entre medias el subcontinente indio o el Océano Índico es psicológicamente agotador, en estos momentos nos sentíamos a dos pasos de Jordania y a cinco de casa, aunque ¿cuál es nuestra casa ahora?, difícil de decir, siempre podemos usar el tópico, nos sentíamos “ciudadanos del mundo”, pero hemos de reconocer que el gazpacho y la tortilla de patata nos llamaba a gritos, tal vez había llegado el momento de tener de nuevo una casa con paredes de ladrillos en el céntrico barrio de Arganzuela, un pequeño apartamento de paredes verdes y precio desorbitado, tal vez un sinsentido después de tanto tiempo o tal vez no… Después de una infernal, rocambolesca y surrealista mañana en el aeropuerto de Kuala Lumpur aterrizamos por fin en el aeropuerto de Dubai, una sala enorme con treinta mostradores nos separaba del país. Las colas iban creciendo según aterrizaban aviones de orígenes tan diversos como países hay en el mundo, la diversidad cultural igualaba e incluso superaba a la de Bangkok, donde la tez morena y peculiar de los indios, pakistaníes, bangladeshíes se imponía a la tez más clara de europeos, rusos y chinos, y a la tez negra de los keniatas, somalíes y demás africanos que también tienen su lugar en este diminuto país. Nuestro primer contacto con los emiratíes fue desalentador, atrás quedaba la humildad y simpatía de las gentes del Sudeste Asiático, nos encontrábamos en un país rico,...