Los dos mil lagos de Chitwan

Los dos mil lagos de Chitwan

Los dos mil lagos de Chitwan 21 de octubre de 2006 Tras el safari en elefante regresamos al hotel y esa misma noche comentamos con el manager nuestra intención de hacer un ‘jungle walk’, o caminata por la selva, de medio día. Nuestra primera conversación no debió ser muy clara porque ahora el hombre comentaba que si queríamos caminar por la selva al día siguiente teníamos que comprar de nuevo una entrada de 500 rupias, cuando yo sigo completamente convencida de que él me explicó todo lo contrario, el caso es que no podíamos seguir con nuestros planes al menos que pagásemos otras 1000 rupias. Como no estábamos nada convencidos y Rafa ya había practicado con la moto que Riki había alquilado el primer día, decidimos que nos alquilaríamos otra moto el segundo día y nos iríamos los cuatro a los Dos Mil Lagos a ver cocodrilos. Esa noche antes de dormir nos veríamos la penúltima película juntos en su habitación, bueno, esta vez sólo la vieron Rafa y Riki porque nosotras nos quedamos dormidas enseguida. Ya antes de haber llegado a Chitwán, varias horas antes, una idea se estaba fraguando en el cerebro de Riki, si alimentábamos a los cocodrilos con algún suculento manjar seguro que veríamos decenas de ellos, un par de kilos de pollo fresco seguro que les atraerían irremediablemente. Por la mañana, tras el desayuno, Rafa se fue con Riki a por la moto, estaba más feliz que una perdiz con su juguete nuevo. Rápidamente preparamos las mochilas y partimos hacia la nacional, en el pueblo pararíamos a comprar provisiones como plátanos y tomates para...
Parque nacional de Chitwan

Parque nacional de Chitwan

Nadando con elefantes en Chitwan 20 de octubre de 2006 Muchos son los lugares y las personas en Nepal que anuncian Nagarkot como el mirador del Everest, pero, tal y como nos imaginábamos, está lejos de la realidad, si se puede ver desde allí es con un catalejo potente en un día muy claro, y siempre será un pequeño punto en el horizonte. Definitivamente el que quiera ver el techo del mundo tiene que sumergirse en un trekking de 7 a 21 días, el más corto incluiría un vuelo ida y vuelta Katmandú-Lukla con un trekking de siete días y el más largo comenzaría con un viaje en autobús hasta Juri y un trekking de tres semanas ida y vuelta, entre ambas posibilidades hay opciones intermedias. Partimos de la capital temprano, según lo previsto, Riki y Bego fueron muy puntuales, una vez les recogimos fuimos siguiendo las indicaciones del mapa de la guía para salir de la ciudad en dirección a Bakhtapur, que se encuentra a medio camino hacia Nagarkot. Aunque no eran más de las ocho el tráfico ya era intenso a las afueras y nos costó un poco salir, en realidad parecía que nunca lo haríamos, barrios y arrabales se extienden los primeros diez kilómetros y seis después ya aparece Bakhtapur. Ese primer tramo pertenece a la carretera que une Nepal con Tíbet, el segundo es una carretera zigzagueante que recorre otros dieciocho kilómetros hasta el pueblo de Nagarkot, situado a unos 2.000 metros de altitud. Es un trayecto muy agradable y muy lento, así que da tiempo de sobra a disfrutar del paisaje, en esta época...
Campo base de los Annapurnas

Campo base de los Annapurnas

Campo base del Annapurna 1 de octubre de 2006 Después de más de un año de viaje realizamos el Trekking de los Annapurnas, con el que llevábamos soñando desde antes de salir de Madrid. Pero Annapurnas es algo más que una caminata en los Himalayas, es un viaje al interior de lo más auténtico de Nepal, un paseo a través de las ricas y diversas culturas del Himalaya, unos pueblos adaptados a las duras condiciones de vida en las montañas más altas de la tierra, un modo de vida condicionado directamente por la cordillera, tanto para lo bueno como para lo malo, pero que no endurece el corazón de estas gentes, muy al contrario, es en estos lugares, alejados días o semanas de la civilización, donde la hospitalidad surge de un modo natural pese a la explotación turística de este Trekking, que por otro lado, trae riqueza a las gentes o pueblos que tienen la fortuna de compartir camino con el turista. Y como guinda, asistir al espectáculo del anfiteatro de los Annapurnas desde el Campo Base, con el Annapurna I como gran general, pero ojo, no es un camino fácil, aunque sí agradecido, todos los esfuerzos reciben recompensas y aquí tal axioma se cumple con creces. Comienzo-Fin Desnivel Duración (sin paradas) Jornada 1 Nayapul-Siauly Bazar 150 Metros 1 H. 45 Minutos. Jornada 2 Siauly Bazar-Jhinu 600 Metros 4 Horas. Jornada 3 Jhinu-Bamboo 700 Metros 3 Horas 45 Minutos. Jornada 4 Bamboo-M. Base Camp 1600 Metros 5 Horas. Jornada 5 M. Base Camp-A.Base Camp-Himalaya 500 M. subida-1300 bajada 4 Horas 30 Minutos. Jornada 6 Himalaya-Chumroong 800 M. bajada-300 subida...
Pokhara

Pokhara

Pokhara, a la sombra de los Annapurnas 23 de septiembre de 2006 Nuestra primera parada importante en el país fue Pokhara, aunque esta primera vez sólo pasamos tres o cuatro noches. Poco sabíamos de la ciudad antes de llegar, sólo que tenía un enorme lago y que la zona de alojamientos para los turistas se extendía en una de sus orillas. Allí nos dirigimos, primero echamos un ojo al camping, que no es tal, se trata tan sólo de una verde campa donde poder aparcar, pero sin duchas ni baños. Luego miramos algunos hoteles con aparcamiento, en uno de ellos, el hotel Sahana, nos quedamos, en vez de dormir en la furgo cogimos una habitación ya que nos querían cargar el mismo dinero por aparcar que por la habitación, 350 rupias (unos tres euros y medio). Aunque no era nuestra primera idea la habitación con bañera y una cama enorme nos convenció. Pokhara es una ciudad para relajarse, comer bien, dar paseos y poco más. La mayor atracción es el lago Phewa que, aunque sufre la presión de la urbanización en Lakeside, aún se mantiene bastante limpio y ofrece sus peces a los pescadores. Un paseo en barca al amanecer o al atardecer es un placer, se puede navegar hasta un templo situado en un islote, o cruzar hasta otra orilla donde tras caminar cuarenta minutos colina arriba se llega a una estupa con vistas increíbles sobre el lago y los Annapurnas. O simplemente se puede navegar sin rumbo fijo, como hicimos nosotros, y observar a los pescadores y a las mujeres que van de un lado a otro...
Himalaya en Lantang

Himalaya en Lantang

Himalaya, el Valle de Lantang 16 de septiembre de 2006 Día 0 Este trekking, aún siendo conocido, no es de los más transitados, y menos en esta época del año. Para realizarlo hay que llegar hasta el pueblo de Dumche o de Syabrabensi (si se inicia desde este segundo lugar se ahorra una jornada), dos autobuses locales cargados de gente y de provisiones parten de la estación de Katmandú hacia esta región, uno a las 6h30 y otro a las 7h30, mal informados cogimos el segundo pensando que podríamos llegar hasta Syabrabensi esa tarde pero sólo el primero de ellos llega tan lejos. El autobús recorrió los primeros 72 kilómetros en unas tres horas y media, hasta Trisuli, a partir de aquí comenzó la odisea, recorrería unos 35 kilómetros en otras cuatro o cinco horas. A causa del monzón la carretera estaba destrozada y el autobús no podía pasar de Ramche, en ese pueblo toda la gente descendió del vehículo con sus sacos y sus mochilas, y todos juntos emprendimos una caminata de casi una hora hasta Thare donde otro autobús nos llevaría por fin hasta Dumche en lo que fue ¡¡una jornada de once horas para recorrer 135 kilómetros!! El permiso de entrada al Parque Nacional de Langtang se abona en una caseta pocos kilómetros antes de llegar a Dumche, cuesta 1000 rupias (unos 10 euros) y lo exigirán a mitad de camino en un puesto de control. Ya en Thare, en el segundo autobús, nos informaron que no podríamos llegar a Syabrabensi ese mismo día, eso no era lo malo, al día siguiente sólo había autobuses por la...
Grandes estupas de Katmandú

Grandes estupas de Katmandú

Grandes estupas de Katmandú 7 de septiembre de 2006 Dentro de la enorme cantidad de templos que existen en Katmandú, el Templo de Swayabunath, también conocido como Templo de los Monos y el Templo de Bodinath quizá sean de los más famosos y visitados, tanto por adeptos como por turistas. Swayabunath se encuentra a una media hora andando del barrio de Thamel, ubicado en lo alto de una colina a las afueras de la ciudad. Una gran escalinata de cuatrocientos escalones da acceso a la enorme estupa que domina todo el complejo, que está compuesto por otras estupas menores, un templo budista y todos los demás elementos de esta religión, banderas de oración, ruedas de oración, estatuas de Buda, etc. Toda la arquitectura del Swayabunath es budista pero en este templo se celebran también liturgias hinduistas, al fin y al cabo a Buda se le consideró la última reencarnación de Vishnu, al parecer un “invento” hinduista de hace unos siglos, cuando en la India los hinduistas se volvieron budistas masivamente, poniendo en grave peligro al hinduismo. El único acceso a través de la escalinata está repleto de monos, los cuales tienen en este lugar especial fama de violentos, pero a nosotros nos trataron bien, incluso nos permitieron tomarles algunas fotografías. Visitamos el templo con Nico, al que veíamos de nuevo después de nuestro mes juntos en Ladakh y Cachemira; tuvimos que pagar cien rupias para entrar, desde arriba las vistas de la ciudad eran casi completas, la lástima es que estaba nublado y no se podía ver el fondo único del Himalaya. Nos pusimos a pasear por el complejo,...