Karimabad para toda una vida

Karimabad para toda una vida

Karimabad, para toda una vida 13 de mayo de 2006 Varias han sido las razones que nos han llevado a disfrutar de unas ‘vacaciones’ en Hunza, en primer lugar la hospitalidad de sus gentes que en pocos días ya nos había brindado la oportunidad de emprender nuevas amistades de las que queríamos disfrutar; por otra parte, este país, y sobre todo las Áreas del Norte, son territorio de todoterrenos, las posibilidades con un vehículo como el nuestro se reducen a la KKH y a la carretera que lleva a Baltistán, y nuestra furgo ya había sufrido las consecuencias de las malas carreteras. Decidimos pues parar unos días en Karimabad, Manzoor nos convenció para ir allí en vez de al camping que ya conocíamos; aprovechamos la invitación que unos días antes nos había hecho Bashir y nos presentamos en su hostal el mismo día que abandonamos Gulmit. No queríamos abusar de su hospitalidad, sólo nos quedamos un par de noches, suficiente para descansar en unas buenas camas, ducharnos y lavar toda la ropa. La primera noche vivimos la esencia de los hombres hunzakuts de Karimabad, que, al igual que los de Gulmit, disfrutaban del Holy Water hasta convertir la velada en una conversación un tanto gangosa sobre política y demás temas aburridos; en esta ocasión serían más de quince los amigos de Bashir que habían invadido su jardín y su paz en el Garden Lodge. Cuando la mayoría de ellos ya casi no podía hablar hicieron presencia Tony, John y Manzoor, los dos pilotos y nuestro ya querido Mountain Tiger, el ‘Tigre de la Montaña’ y comenzamos a conocer a...
¡Hemos roto el embrague!

¡Hemos roto el embrague!

¡Hemos roto el embrague! 4 de mayo de 2006 Sólo nos quedaban 6 kilómetros para llegar a Gulmit, en el Alto Hunza, tras pasar un puente sobre el río Hunza y avanzar unos cientos de metros vimos parte de un glaciar desplomado sobre la carretera, los habitantes de los pueblos cercanos habían construido un desvío entre piedras y arena, en un principio no parecía muy complicado para nuestra furgoneta pero al llegar al último tramo, una pronunciada cuesta, un militar nos dijo que quizá no podíamos subirla. Ahora recuerdo muy claramente lo que respondía al militar, “I try“. Y vaya que lo intenté, pero en las dos primeras ocasiones me fue imposible llegar al final de la cuesta, había piedras puntiagudas y las ruedas me patinaban por la arena. Se me ocurrió quizá la peor idea, coger carrerilla desde abajo sin preocuparme de las piedras, me quedé sólo a 5 metros del final de la cuesta y unos hombres me ayudaron empujando, para poder llegar hasta el final, lo habíamos conseguido pero, tras el descanso, al intentar arrancar de nuevo, noté que el embrague iba demasiado blando y la maquina no avanzaba, enseguida me di cuenta, “Silvia, hemos jodido el embrague“, en un principio nos quedamos blancos aunque reaccionamos bastante rápido. El aspecto positivo de tener muchos problemas es que al final tomas decisiones rápidas, sin rebozarte mucho en desgracias. Un tractor nos llevo revolcados hasta el hotel Silk Route de Gulmit, donde pasaríamos 9 días hasta poder seguir camino. En el hotel conocimos a Jesse y Bashir, el primero de ellos era de Canadá, acababa de terminar su proyecto con la...
Valles de Hunza y Nagar

Valles de Hunza y Nagar

Hunza y Nagar, paraisos en la tierra 28 de abril de 2006 Si existe un lugar en el mundo en el que parece que el hombre puede tocar el cielo ese lugar se encuentra en los Valles de Hunza y Nagar, las montañas no son las más altas del mundo, ninguna supera los 8.000 metros pero se encuentran tan cerca de los pueblos que las puedes tocar con las manos. La KKH se adentra en Danyor en uno de los valles más profundos del mundo, los sietemiles van apareciendo a ambos lados como si de guardianes se tratara, de entre ellos el Rakaposhi se lleva la palma, visible desde casi cualquier punto de Hunza y de Nagar, muestra una de sus mejores caras en Ghulmet, a mitad de camino entre Gilgit y Karimabad. El turismo no ha pasado por alto este enclave y varios restaurantes y hoteles invitan a pasar un buen rato simplemente disfrutando de la espléndida vista del Rakaposhi; según un guía británico que conocimos más adelante es en este sitio donde se observa la mayor distancia vertical del mundo, más de 5.500 metros, la cima se encuentra a 7.788 metros y el View Point, como lo llaman, a unos 2.200. En realidad los valles de Nagar y Hunza parecen ser uno mismo en gran parte de su territorio, pero en el pasado fueron dos reinos claramente diferenciados y siempre en disputa. Según se avanza por la KKH hacia China la orilla derecha del río Hunza corresponde a Nagar, mientras que la orilla izquierda corresponde a Hunza, así en un mismo día se puede cruzar de un lugar al otro por los distintos puentes que...