¡Esto es Bollywood!

¡Esto es Bollywood!

Nace una estrella en Bollywood 16 de diciembre de 2006 Sentí algo de envidia cuando Nico y Esther me dijeron que iban a ir de extras a Bollywood pero la fortuna me sonrió y cuando íbamos a cenar nos encontramos de nuevo con la cazatalentos, que me apuntó en su libreta de futuras estrellas. No nos dio ni una pista sobre lo que íbamos a rodar al día siguiente, sólo nos dijo que nos llevaría todo el día y que nos pagaría 500 rupias a cada uno, la sorpresa estaba por venir. La cita fue a las siete de la mañana del día siguiente, en la puerta del cine Regal, que no distaba mucho de nuestro hotel. En el jeep que nos llevaría había una pareja de australianos, que serían los más normales del “grupo” y que quizá por eso abandonarían el rodaje a media mañana. Nuestra cazatalentos no paraba de mirar a su móvil y de hacer llamadas compulsivas, su chofer, con el que corroboramos la poca actitud al volante de muchos hindús, nos llevó a recoger a Benoit, otro extra, esta vez francés, tenía una cara muy delgada, unos pelos rizados y sobrecargados de gomina y lucía un conjunto inmaculadamente blanco de camisa y pantalón de lino que durante todo el trayecto limpiaba de motas de polvo compulsivamente, mientras nos deleitaba con los más surrealistas comentarios, era un freak que había venido a Bombay principalmente para aparecer en Bollywood. Como después comprobaríamos, talento no le faltaba y entusiasmo menos. Recorreríamos la ciudad durante más de una hora hasta llegar al lugar de rodaje, un campo de cricket....
Bombay y el esplendor británico

Bombay y el esplendor británico

Mumbay, antes Bombay, esplendor británico 14 de diciembre de 2006 Quizá fue porque no nos habíamos informado mucho sobre qué ver o visitar en la mayor ciudad de la India, la cuestión es que pocas ciudades de las que hemos visitado me han causado tanta y tan buena impresión. La primera para mí siempre será Estambul, la eterna, y de verdad que sigo pensando que no hay ninguna ciudad que la pueda igualar en belleza, claro, es mi opinión, recuerdo Alepo o Damasco, Yazd o Isfahán o Katmandú o Varanasi, entre algunas otras, pero Bombay es, a partir de nuestra visita, una de las ciudades claves para mí. Visitamos la ciudad (no más de un quinto de ella por cierto) con Nico y Esther, dejamos con mucho acierto las furgonetas en Damán, una antigua población, ex colonia portuguesa, que distaba de la enorme urbe 200 Km hacia el norte. Tardamos algo más de cuatro horas en llegar hasta Bombay, dos de ellas recorriendo la megalópolis, volví a recordar los apretujones del metro de Madrid o del cercanías, pero aquí elevados al triple, con empujones, atropellos, que hicieron que Nico y yo alucináramos en colores y llegásemos a la conclusión de los accidentes que tienen que ocurrir a diario. Tampoco se salvaron de las embestidas Silvia y Esther, que viajaban dos vagones atrás, en la zona reservada a mujeres y niños. Llegamos a una de las principales estaciones a mediodía, ubicada en un barrio muy cercano a Colaba, el distrito corazón de Bombay y que ocupa la mayor parte del sur de la isla, donde se asienta la ciudad, sobre un cabo...