Delta del Mekong

Delta del Mekong

El delta del Mekong Octubre de 2007 Esta no sería la última vez, ni mucho menos, que nos cruzaríamos con el río Mekong en nuestras andanzas por el Sudeste Asiático, esta vez le tocó el turno a su desembocadura, una región donde el Mekong lo significa todo, marca el crecimiento de cada brote de arroz, la abundancia de peces y, en resumen, la vida de cada uno de los habitantes del Delta que lleva su mismo nombre. De los 4.500 km de recorrido los últimos 200 se hallan en territorio vietnamita, poco después de cruzar la frontera se divide en distintos brazos de agua que van a dar al Mar de la China Meridional formando uno de los deltas más grandes del mundo y que han forjado el apodo “El Río de los Nueve Dragones”. Las agencias de todo el país ofertan una infinidad de actividades al visitante, nosotros nos decantamos por una excursión de un día, no teníamos tiempo para más. Un autobús nos recogió en el hotel y nos condujo hasta un embarcadero en My Tho, allí nos acomodamos en una embarcación con sillas plegables que navegaría entre los islotes cercanos de atractivos nombres tales como la Isla de la Tortuga (Con Qui), del Unicornio (Con Thoi Son) o del Dragón (Con Tan Long). En una de ellas desembarcamos para conocer una fábrica casera de dulce de coco. En un proceso artesanal unas mujeres preparaban la mezcla que era batida mecánicamente y cocida en una olla, para más tarde ser extendida sobre una mesa donde se la dejaba endurecer, el último paso consistía en cortar pequeños rectángulos...
Ho Chi Minh la antigua Saigón

Ho Chi Minh la antigua Saigón

Ho-Chi-Minh, la antigua Saigón 18 de octubre de 2007 Saigón, en la actualidad Ciudad de Ho Chi Minh, es el motor de Vietnam, la ciudad más desarrollada, más poblada y con más oportunidades. A nosotros nos gustó menos que Hanoi, tal vez más por la falta de virtudes que por sus defectos, muy parecidos a los de su vecina del norte, entre ellos el ruido, la polución y la principal causa de ambos, el horrible tráfico, sobre todo de motocicletas. En esta ciudad no hay una zona antigua donde pasear entre callejuelas, en cambio hay grandes avenidas con centros comerciales y tiendas variadas, los edificios de interés se encuentran un poco desperdigados y no forman un conjunto homogéneo, siendo necesario el taxi para acercarse a algunos de ellos. El vuelo fue muy rápido, llegamos al hotel pasadas las once de la noche, hora a la cual seguía habiendo mucha animación en las calles en esa zona de la ciudad, muy cerca de la calle Pham Ngu Lao, estábamos en el barrio de los mochileros, como siempre uno de los más céntricos. La primera mañana desayunamos en la magnífica terraza del hotel y nos dirigimos hacia el este en busca de mercados, museos y edificios insignes, pero antes paramos en unas agencias para preguntar por el tour en el Delta del Mekong, sólo tendríamos una jornada para desplazarnos allí y queríamos sacarle el mayor jugo posible, no nos decidimos por ninguna oferta en ese momento, ya lo contrataríamos por la tarde en la agencia más cercana al hotel. Caminamos por un parque hasta una transitada plaza con una estatua ecuestre,...
Hoian

Hoian

Hoian 15 de octubre de 2007 Chaparrón tras chaparrón llegamos a la bella Hoian, el alma artística del país, una ciudad que ha sabido cuidar y mantener su ambiente con el pasar de los años y ofrece al visitante una tranquilidad difícil de encontrar en otros lugares de Vietnam. Quizás es por esta razón que muchos viajeros que sólo vienen a pasar un día o dos acaban quedándose aquí semanas y repiten año tras año, de esta forma alojamientos de todo tipo, restaurantes y tiendas han ido apareciendo como champiñones creando una oferta heterogénea que satisface todos los bolsillos y todos los gustos. Entre toda esta gente que va y viene a Hoian muchos son los que lo hacen por una razón muy concreta, la de adquirir ropa a medida a bajo coste, todo tipo de tejidos, colores y estampados se exponen en las decenas, centenares de boutiques que inundan el centro de la ciudad, los maniquís muestran modelos clásicos, modernos, juveniles, todas las marcas son imitadas sin pudor por unos hábiles sastres que trabajan a destajo para acabar las prendas en tiempo record. Pero hay que andarse con mucho ojo y escoger bien, aunque posiblemente eso sea difícil al menos que se lleve alguna referencia, todas las boutiques parecen ofrecer trabajos de calidad. Nosotros, como era de esperar, caímos en la tentación, Rafa quería hacerse un traje para la boda de mi hermano y escogió la sastrería recomendada por el hotel, varios clientes recogían y se probaban sus trajes muy satisfechos y nos pareció una buena elección. Sin embargo a nosotros no nos fue tan bien como hubiésemos...
Hue

Hue

Pasados por agua en Hue 15 de octubre de 2007 Ya habíamos visto llover en otras ocasiones pero nunca como observaríamos aquel día en Hue, antigua capital del país, las lluvias que no cesarían de caer durante toda la jornada del 15 de octubre y la noche siguiente dejarían inutilizadas algunas de las vías de la ciudad y generarían una crecida del río que ayudaría a anegar las orillas y muchas calles adyacentes; el monzón, como cada año, se dejaba sentir y los ciudadanos de Hue parecían vivirlo sin trauma alguno, como si del pan de cada día se tratase. Las lluvias nos acompañaron del aeropuerto a la ciudad, más tarde, tras acomodarnos en un modesto hotel sin ningún encanto, mamá y yo salimos a desayunar con nuestras capas protegiéndonos, cuando vimos el río no tenía nada que ver con lo que veríamos seis o siete horas después. Un fuerte café vietnamita nos ayudó a despabilar del todo y recuperarnos de las últimas 24 horas en las que habíamos cogido un tren de Sapa a Hanoi y un avión desde la capital hasta esta ciudad del centro del país. Fuimos al hotel a por Rafa y los tres con nuestras capas salimos a conocer la ciudad, unos conductores nos convencieron para llevarnos a la ciudadela, ¡menos mal!, si no llega a ser por ellos acabamos flotando río abajo. Visitamos así la Ciudad Púrpura Prohibida y las salas aledañas donde se exponían objetos de la realeza, la lluvia nos impedía caminar cómodamente y a punto estuvimos de resbalarnos en varias ocasiones, aquello no parecía que fuera a parar y decidimos...
Bahía de Halong

Bahía de Halong

La bahía de Halong, el imperio turístico de Vietnam 12 de octubre de 2007 Si algún lugar de Vietnam es visitado por todos y cada uno de los extranjeros que pisan esta tierra ese lugar es la Bahía de Halong; la imagen más utilizada en los folletos de las agencias de viajes de todo el mundo para promover el turismo en un país que aún se recupera de las heridas de guerra. Tal y como muestra la película Indochine, protagonizada por Catherine Deneuve, este rincón del mundo vivió tiempos peores cuando los franceses aún gobernaban el Vietnam del Sur, y enviaban a todo tipo de prisioneros a morir o a ser vendidos como esclavos en esta inalcanzable e inmensurable bahía. Hoy los muelles donde se cometían estas atrocidades han sido sustituidos por otros donde los turistas pueden desembarcar y disfrutar de cuevas y playas en alguno de los miles de islotes que pueblan el lugar. Como todos lo que estábamos allí nuestra excursión sería de dos jornadas, nos recogería un minibús cerca del hotel y, en un trayecto de hora y media, nos dejaría en el centro de visitantes del Parque Natural de Vinh Ha Long, donde nos juntaríamos con miles de personas, unos recién llegados y otros que regresaban; el negocio está tan bien montado, que según un barco llega sobre las 12h30 con un grupo, una hora después ya está de nuevo a la mar con otro grupo, el tiempo justo para aprovisionarse y recibir a los nuevos invitados. Nuestra guía, una chica joven, parecía demasiado excitada para la ocasión, yo diría que aún le duraba la...
Hanoi

Hanoi

Hanoi 8 de octubre de 2007 Hay nombres de lugares que evocan misterio, otros naturaleza salvaje, otros arte y unos pocos la guerra, ese es el caso de las dos capitales del Vietnam donde aún está muy presente esa guerra que duró casi veinte años y que no fue más que la consecución de las primeras guerras de Indochina. Este país estuvo en guerra más de la mitad del siglo XX y en preparativos para la misma desde el primer día que los franceses pusieron pie en sus playas a mediados del XIX, deseamos que por fin les haya llegado un momento de paz. Tanto la capital del norte, Hanoi, como la reconocida capital del sur, Ciudad de Ho Chi Minh (antigua Saigón), son ciudades vibrantes que emergen y crecen a pasos agigantados, el sueño de campesinos que llegan a cientos a diario con el sueño de labrarse un porvenir. Hanoi difícilmente dejará frío al visitante, posiblemente no le guste nada de nada, con su incesante tráfico, las miles de motocicletas impidiendo cruzar la calle sin un subidón de adrenalina y el consecuente bullicio que sólo a las once de la noche comienza a apaciguarse; pero también es muy probable que le hipnotice ese trajín y esa vida callejera, esos cafés junto al lago y esa comida mezcla de sabores asiáticos y europeos. Dicen que la que mueve el cotarro es la capital del sur pero Hanoi posee el título de Capital de Vietnam y atesora todos los beneficios que otorga ese título, en ella se ha invertido mucho dinero, sobre todo en infraestructuras, muchas de las cuales van...